Sacerdote español impresionado por el Albergue Móvil

Como un “proyecto precioso” calificó el sacerdote español, Ángel García, fundador de la organización “Mensajeros de la Paz, el Albergue Móvil “La misericordia”.

El padre Ángel visitó una breve Concepción, a pocos días que el alberguebus inicie su servicio a las personas en situación, por tercer año consecutivo.

Mensajeros de la Paz es una organización creada en 1962 y que ha desarrollado con grandes obras sociales en varias regiones de España y en 50 países del mundo y por su valioso servicio a los más desposeídos ha sido merecedora de numerosos premios.  El padre Ángel llegó a Concepción, acompañado del gerente de la organización, Sergio Mella Aceve, invitado por monseñor Fernando Chomali, para conocer las obras sociales de la Iglesia local.

El recorrido contempló una visita a Lavandería Industrial 21, luego la Catedral, el centro de promoción de emprendimiento SocialB, donde conoció el espacio donde se proyecta instalar una cafetería, que dará trabajo a jóvenes con síndrome de Down; continuó hasta casa Betania, donde conoció el Albergue Móvil, el cual le llamó intensamente la atención e incluso lo abordó conociendo las instalaciones y la calidad de éstas. En ese sentido, comentó que en Madrid su organización instaló un bus para atención de peluquería y se le llama “Pelobus”, con atención gratis a los más pobres.

Le interesó mucho el funcionamiento del Albergue y especialmente el sistema de baños a bordo, para lo cual el administrador de casa Betania, Jaime Aravena, le mostró el sistema de limpieza diario de las instalaciones, como el desecho líquidos y sólidos, separadamente, lo que terminan en alcantarillados diferentes en el sistema público.

La visita concluyó con un recorrido por el Invernadero Simón de Cirene y la residencia “Padre Ángel Jiménez”, destinada a familiares de personas que están internadas en el hospital Regional y que son de otras localidades alejadas.

Al final de este recorrido, el padre Ángel García, se manifestó sorprendido por la cantidad de obras sociales desarrolladas en el último tiempo. “Son proyectos preciosos y hay que aumentarlos y ojalá se multipliquen.  Estas iniciativas si bien hacen poco y estamos claros que no resuelven el problema social de los sintecho de los sin calle, de los que no tienen trabajo o personas con capacidades diferentes, porque son signos, los gobiernos deben asumir esto de manera más amplia y si bien algunos gobiernos lo hacen, pero se necesita más”, comentó.

Señaló, por otro lado, refiriéndose a monseñor Fernando Chomali, como gestor y promotor de estas obras sociales que “el arzobispo de Concepción tiene sentido social; es un “papa Francisco en Chile”, porque se preocupa de los más desfavorecidos. Todos los proyectos de la Iglesia de Concepción son preciosos, pero nuestro proyecto mayor es influir en la sociedad y que sea ésta capaz de compaginarlo. Creo que todo lo que hacemos es una señal de la Iglesia Universal, de Chile y de otras iglesias”.